sábado, 6 de abril de 2013

José Francisco Juste. Poesía


                                               SIN APELACIÓN
                                                 

            Un día juraste amarme eternamente
            y tu amor de hiel fue el infierno.
            Poseo en mi cuerpo tantas heridas,
            horas de insomnio y lágrimas,
            que no caben en todos los embalses de este planeta.
            Me hiciste “caminar” como perra,
            ronronear como gata, llorar como cocodrilo,
            y esparcirme como la arena arrastrada por el huracán.
            Si es cierto el mandamiento sacro de
            “Amar a quien te golpea”,
            puedo asegurarte que mi amor fue ilimitado.
            Me robaste la adolescente sonrisa de la vida
            hasta convertirla en la huella inútil que la luz deserta.
            Enlodaste mi piel y mi mejor optimismo.
            Me ofreciste un cáliz rebosante de soledad eterna
            y te fuiste dejando, burla suprema, una fecha vacía.
            Contémplame bien, soy ese árbol que agoniza impotente
            ofreciendo su sombra con inútil ternura de quimera.
            Soy la muerta más muerta de la tierra.
            Pero no es la memoria quien fenece.  
            Me he ganado el derecho a recordar
            el amor que un día sentí por ti.
            Me he ganado el derecho a que figures 
            en los altares del horror consciente.
            Por eso, he abierto un proceso a tu recuerdo
            y en pleno uso de mis facultades mentales,
            te declaro culpable, sin apelación.


Desde Valencia. España

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada