sábado, 31 de diciembre de 2011

Luis E. Pietro. Poesía.




SUBSAHARIANAS


Te has mudado inquieta

tu túnica tribal y colorista
para enfundarte en una botas
de princesa repudiada, y en un body
de trotamundos del sexo.

Has dejado tus rebaños,
los vociferantes mercados preñados
de olores picantes y difusos,
tus ríos cimbreantes, tus campos
resecos en el polvo de los siglos,
tus cabañas, tus poblados, tus brujos,
tus tótenes y tus tabues,
tu naturaleza sangrienta e insatisfecha,
y te has quedado apalancada,
inhiesta y provocante, como una flor
de plástico y de lujuria, de soledad,
en la Casa de Campo.

Tus carnes prietas y negras,
tus ojos blancos y grandes,
tus inmensos dientes, tu sonrisa
triste y forzada para el macho,
tus curvas aireadas y puestas a punto,
no saben qué hacer ni para qué
con la vida prometida y no alcanzada
más que con un cleenex por bandera.

Un día prostituimos a tus pueblos
dejando el olor nauseabundo y pegajoso
de la codicia y la opulencia,
convirtiendo en sangre esclava y sucia
a tus tierras y a tus gentes,
y hoy, más finos, más retorcidos,
infinitamente más poderosos y putrefactos,
prostituimos a tus mujeres y a tus niñas
so pretexto de un mundo donde todo
es mas accesible y compartido.

Gentes de África, mujeres africanas:
os han “infibulizado” en nombre de Alá
y en nombre de Cristo os prostituyen
con la misma tranquilidad de conciencia
y con similares argumentos.

Mujeres africanas:
sois la semilla y la esperanza,
la revolución pendiente y agraviada
de este primer mundo desquiciado
que ensucia todo lo que toca.

Mujeres africanas:
cerrad las piernas y abrid los brazos,
dejad el corazón y la rabia
en la punta de vuestra antigua lanza
tribal y poderosa...


Luis E. Prieto.
Desde Madrid, España.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada